lunes, septiembre 28, 2009

Defensa del "graciosillo chimpancé"


Protesta contra esRadio de España
Por Roberto Quesada

"Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda"
Mark Twain

En estos tiempos de golpe de Estado, Honduras anda en boca de medio mundo y antes nos desconocía el mundo entero. Por supuesto, existen quienes aprovechan esta coyuntura para hacerse notar, ganarse un viajecito, aunque para ello tengan que exhibirse cual loro en estaca y repetir un guión ya gastado y condenado por el auditorio mundial.

Es así como los hondureños, por tratarse el nuestro de un país pobre y hasta hace poco anónimo, nos vemos en la obligación de defendernos incluso a veces de quienes pretenden protegernos. ¿Díganme si no?

No es correcto, por ejemplo, que alguien pretenda solidarizarse con nosotros y que ello lleve una sobredosis de lástima. No es bueno que a nadie se le tenga lástima porque esa compasión expuesta así no es otra cosa que la malsana intención de mostrar solvencia de superioridad de quien supuestamente nos está tendiendo una mano.

Aunque seguramente obtendré las críticas de muchos por protestar en defensa de un compatriota golpista. Mi explicación ante ello es simple: antes que golpista, es hondureño.

Y cuando veo que a un compatriota mío, fuera de las fronteras patrias, lo denigran, lo ridiculizan, olvido cualquier ideología y salgo en su defensa. Este es el caso de lo que han hecho con un pobre compatriota nuestro.

La agresión vino de Federico Jiménez Losantos, director y creador de “La tertulia de Federico”, programa, como dicen ellos, de generalidades. Allí han invitado a la pobre víctima para que defienda el golpe de Estado en Honduras.

Federico, acompañado de otras personas entrevistan al “drama-turco” hondureño César Indiano, y éste, ingenuamente, asume que la entrevista va en serio y que ganará admiración y respeto de media España.

Federico y equipo son unos fachas, puede presumirse que quizá provengan de los residuos del franquismo, pero eso no significa que sean tontos o que no estén preparados intelectualmente. Claro que sí están. Por ello Federico, experto en el cachondeo, le suelta la lengua a Indiano.

Y cuando el pobre César dice, cual multimillonario empresario: “Cuando le entregamos el poder a Zelaya…”. Federico y aliados intercambian miradas que casi estallan en la carcajada.

Y por si fuera poco un improvisado Indiano primero argumenta que no fue golpe de Estado y más adelantito se le olvida y dice: “Los que apoyamos el golpe…” Y da el reparón, pero ya era tarde, el intercambio de miradas de Federico y equipo volvieron a iluminar lo que bien podría llamarse las carcajadas de los ojos.

Indiano repite lo de su amo Micheletti y asegura que sólo son unos poquitos que respaldan al presidente Zelaya, que esas multitudinarias marchas que los españoles ven en la tele son montajes.

Una picarilla chica le hace la pregunta subrayada de ironía: “¿Pero esos poquitos, pueden hacer mucho?”. César, qué ingenuo, ¿creés que justamente a la gente que trabaja en la tele se le puede engañar en lo que es o no es montaje? Increíble.

El colmo de colmos es cuando César Indiano, en fallido intento por mostrarse intelectualmente a la par de sus contertulios, cuenta que tiene una “compañía” de teatro en Honduras “Como La barraca, que tenía García Lorca…”.

Allí sí fue el acabóse, Federico no pudo contenerse, la risa contenida fue desatada al escuchar semejante brutada, y todos de inmediato corrigieron con risa de burla a flor de labios a un ‘agüevado’ Indiano: “La barraca (1898) es una novela, del autor español Vicente Blasco Ibáñez “.

Fueron tres disparates uno tras otro: compararse con Lorca, hacerles creer a los españoles que puede existir compañía de teatro en Honduras y vivir de ella, y, claro, saltar la barranca confundiendo "La barraca". (Me acaba de escribir Luis Hernádez, de España, de la Fundación Federico García Lorca, y me aclara que, en efecto, Lorca tuvo en su tiempo universitario una compañía teatral llamada "La barraca", y que la risa y chanza no fue por ello sino porque Indiano se compara con García Lorca… De todos modos, al final es lo mismo puesto que ellos hicieron la corrección de que era la novela de Ibáñez y no ocultaron su asombro y se mofaron).

Por allí salió a relucir la OEA y la ONU, y uno de los entrevistadores, cual bofetada de ida y vuelta, le increpó: “La postura de la OEA en el caso Honduras no es lo que tú estás diciendo”.

Acorralado y avergonzado, nervioso como yegua en celo, dijo Indiano: “Yo prevo”, y pasa los ojos por todos los de la mesa y repite: “Yo preveo”, y ya inseguro de sí mismo, inseguro de su supuesta lengua materna, inseguro de que para qué sirven las palabras, quien minutos antes se había presentado como escritor de kilates, hace una pregunta que le gana la lástima de Federico y de todos (hasta la mía): “Yo preveo…¿así se dice?”. Jua jua jua!

Por toda esa ridiculizada que le han dado a mi compatriota César Indiano, protesto enérgicamente contra esRadio de España, o mejor, contra el programa “La tertulia de Federico” (y también contra el gobierno de facto que manda a este pobre hombrecillo a causar lástima y vergüenza ajena).

No es de buenos seres humanos burlarse de la gente, llevarlos a que hagan el “indio”, desnudarlos para que muestren lo “guarro” que son, reírse de ellos en su aindiado rostro, hacerlos objeto de la chanza colectiva radial y televisiva.

No, es cierto que César anda defendiendo a ultranza a los golpistas, sus crímenes y aberraciones, pero también es un compatriota, y tiene derecho a expresarse porque es precisamente lo que defendemos los de la Resistencia: la democracia participativa.

Esa es una cosa, pero ya que lo lleven, quizá porque faltó material de entretenimiento para el programa de ese día, y lo exhiban como graciosillo chimpancé (porque ni siquiera llega a gorila) exportado de las Américas, es de una falta de sensibilidad que da miedo, es inhumano y por tanto exigimos una disculpa de Federico y quienes le acompañaron ese día inolvidable de circo barato.

Y también responsabilizo a Federico Jiménez Lozanitos y su tertulia, que a partir de esa entrevista a Indiano se le conozca ahora como: Indiasno.

Nueva York 28 Junio 2009.
robertoquesada@hotmail.com
http://www.hondurasusaresistencia.com/


Indiasno live

Retamos su capacidad para resistir el asco viendo al Indiasno rebuznando junto a cuatro gachupines fachosos y dos pobres mandaderas, que se dieron tiempo para reírse a mandíbula batiente del “graciosillo chimpancé”. Daba pena ajena ver al pobre Indiasno con su camisetilla negra con la leyenda “New York” y sus balbuceos de jumento acomplejado que matizaba con una patética sonrisa de agüevado talante mientras manoseaba su juca cabellera.

1 comentario:

Vicerin Solera dijo...

Bravo maestro Quezada, la verdad es que este Cesar Indiano, es otro de los tantos pericos de los palotes que les gusta hablar de más y que por cierto en Honduras se encuentran a borbotones...