lunes, diciembre 08, 2008

Haruki Murakami


Ya es un lugar común referirse a Haruki Murakami como el sucesor directo de Kawabata, Oé y Mishima, lo cierto es que este narrador japonés, nacido en Kioto el 12 de enero de 1949, ha producido una obra singular, donde se explora, entre otros temas, la tradición japonesa y su paradójica relación con la modernidad occidental a través de personajes de gran profundidad sicológica, enigmáticos y sutiles.
Aunque nació en Kioto, vivió la mayor parte de su juventud en Kōbe. Su padre era hijo de un monje budista. Su madre era hija de un mercader de Osaka. Ambos enseñaban literatura japonesa.
Estudió literatura y drama griego en la Universidad de Waseda (Soudai), en donde conoció a su esposa Yoko. Su primer trabajo fue en una tienda de discos (al igual que Toru Watanabe, el protagonista de Tokio blues, Norwegian Wood). Antes de terminar sus estudios, Murakami abrió el bar de jazz “Peter Cat” en Tokio, que funcionó entre 1974 y 1982. De hecho, la música es una presencia infaltable en sus textos.
Tras el enorme éxito de su novela Tokio blues, Norwegian Wood, abandonó Japón en 1986 para vivir en Europa y América, pero regresó en 1995 tras el terremoto de Kobe, la ciudad donde pasó su infancia.
La crítica coincide en que los textos de Murakami reflejan la soledad y el ansia de amar de una manera que conmueve a los lectores, tanto orientales como occidentales. También se reconoce la influencia de los autores a los que ha traducido como Raymond Carver, Francis Scott Fitzgerald y Raymond Chandler, a quienes considera sus maestros.
Su obra ha sido traducida al español y la mayoría de sus títulos se encuentran publicados bajo el sello Tusquets. A título personal recomiendo Tokio blues, Sauce ciego, mujer dormida, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo y After dark, de la que pueden leer un adelanto haciendo click aquí.

1 comentario:

Sentenciero dijo...

Tenés razón en cuanto a lo prefabricado de muchos de estos recuentos de lecturas de todo un año. Ayer revisé el de un recién-Anagrama que había puesto la lista de sus compitas o de los compañeros de editorial a lo que era bueno limpiarle las botas... Y ahora voy con Murakami: en mi lista no incluí Tokio Blues por algo que se puede juzgar injusto o tonto o lo que sea: en 2008 leí a Kawabata, Murakami o Oé; Oé hace parecer a Murakami un narrador de aventuras lindas, así que escogí a este último, muy por encima del ahora célebre Haruki. Felicitaciones por el blog, recién lo descubro.